domingo, 21 de octubre de 2012

Los poetas malditos


Arthur Rimbaud, poeta maldito por excelencia

El término de poeta maldito se acuña en el siglo XIX, siendo Alfred de Vigny el primero en utilizarlo, pues en 1832, en su drama Stello, habla de los poetas diciendo que son “la raza que siempre será maldita para los poderosos de la Tierra”. Sin embargo, el concepto como tal tiene realmente su origen en unos versos de Baudelaire, en el poema Bendición, que encabeza su libro Las flores del mal (1857)

El primero en utilizarlo fue Verlaine, quien en el año 1888 publica con ese nombre un libro de ensayos con el que quiere homenajear a seis poetas:  Tristan Corbière, Arthur Rimbaud, Stéphane Mallarmé,  Marcelin Valmore,  Auguste Villiers y "Pauvre  Lelian", anagrama del propio Paul Verlaine.

A partir de ahí, el término se fue generalizando y pasó a designar a todos aquellos artistas (de cualquier ámbito) que se consideran marginados de la sociedad, que tienen talento, son provocativos y viven enfrentados a la sociedad.

¿Cuáles son, por lo tanto, las características que ha de tener un poeta maldito? Hay cinco rasgos fundamentales:
  1. Estos artistas abusan del alcohol y las drogas, están vinculados a la locura, el crimen y la violencia, a toda conducta que se oponga a la norma social establecida en la época. Llevan, por tanto, una vida bohemia, opuesta a los valores burgueses y al materialismo.
  2. Realizan un arte libre y provocativo, alejado de las normas establecidas, en el que incluyen temas considerados tabú por la sociedad.
  3. Su obra tiene una difícil interpretación poética, pues son textos herméticos, plagados de metáforas y simbolismos.
  4.  Muy a menudo sus vidas acaban trágicamente, con muertes prematuras.
  5.  Son artistas incomprendidos, cuyo talento no es reconocido en vida, sino que se hacen famosos póstumamente.
Los poetas malditos de la bohemia parisina 
retratados por Henri Fantin Latour en 1872
¿Y quiénes son los poetas que por compartir dichas características han pasado a la posteridad con la etiqueta de poetas malditos

A pesar de que, como hemos visto, el término se acuña a finales del siglo XIX y va a estar vinculado, principalmente, a los escritores de la bohemia parisina,  hay que considerar como el primer poeta maldito a François Villon, escritor del siglo XV, ladrón y vagabundo, que escribió su principal obra (La balada de los ahorcados) desde la cárcel, donde estaba condenado a muerte. Al final la pena se le conmutó por el destierro de París, y no volvió a saberse nada de él.

En cuanto a los llamados bohemios, autores adscritos a los movimientos poéticos que se desarrollan en Francia a finales del siglo XIX (el parnasianismo, el simbolismo y el decadentismo), destacan con nombre propio: Charles Baudelaire, Paul Verlaine Arthur Rimbaud.
Pero la nómina de poetas malditos no se acaba ahí, es sumamente amplia, pues además de los citados es frecuente ver este término asociado a escritores como Antonin Artaud, el conde de Lautremont, Gerard de Nerval, John Keats, Óscar Wilde o el mismísimo Edgard Allan Poe. En España, autores como Leopoldo Panero, Alejandro Sawa y Luis Cernuda.

El concepto de poeta maldito se ha extendido también al mundo del rock, vinculada al tristemente célebre Club de los 27, que aglutina a una serie de músicos, consumidores habituales de alcohol y drogas, fallecidos a esa edad, muchos de ellos en extrañas circunstancias: Janis Joplin, Brian Jones – de los Rolling Stones-, Jim Morrison, Jimmy Hendrix, Amy Winehouse y Kurt Cobain representan perfectamente la figura del artista cuya vida se consumió antes de tiempo y que ha pasado a ser leyenda.

Para saber más:

8 comentarios:

  1. extaciada!!!! buena info, sobre todo lo de "El club de los 27" =D

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu articulo y este tipo de poesía. Pero lo que me ha dejado loca ha sido escuchar en el podcast la lectura del primer poema.

    MariCruz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias MariCruz, un placer tenerte por aquí :)

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar